Guadalajara, Jal. Mx., // //
“No somos seres humanos que tienen una experiencia espiritual, somos seres espirituales que tienen una experiencia humana”.
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
“No somos seres humanos que tienen una experiencia espiritual, somos seres espirituales que tienen una experiencia humana”.

Retomando el blog anterior acerca de la “Inteligencia Espiritual” donde comentaba la importancia de estimularla e irla desarrollando como un recurso de salud integral en la vida diaria y cómo es que la comunicación espiritual se basa en el lenguaje del silencio, experimentando lo que el pensamiento puede crear consigo mismo, con los demás y con la naturaleza.

 Recibí algunos comentarios acerca de este tipo de inteligencia, eso me invita a profundizar un poco más y citar a uno de los autores que la promueven: Tony Buzan en su libro: “El poder de la Inteligencia Espiritual”.  (2003). Ed. Urano. Barcelona. Mejor conocido por ser el creador de “Los Mapas Mentales”.

Tony Buzan comenta que la inteligencia espiritual nos ayuda a desarrollar los valores personales, primeramente para comprender y conocer más de si mismo para después abrirse a comprender a los demás. 

Desarrollar esta  inteligencia, nos permite ver el lado sobrio y el lado cómico de las cosas y recobrar cualidades como el entusiasmo, la alegría, la energía, la espontaneidad y la persistencia que nos caracterizaba cuando niños,  además de que incrementa la paz y la fortaleza interior que ayudan a reducir las tensiones que a menudo enferman nuestra ocupada vida.

“La Inteligencia Espiritual, progresa de forma natural desde tu Inteligencia Personal (conocimiento, aprecio y comprensión de si mismo) a través de la Inteligencia Social (aprecio y comprensión de los demás) hasta el conocimiento, aprecio y comprensión de todas las demás formas de vida y del propio universo. De hecho, contactar con la naturaleza y apreciarla es un aspecto principal en el desarrollo de tu Inteligencia Espiritual” .  Tony Buzan.

Ya lo decía el psicólogo Abraham Maslow en su momento: “Sólo cuando se cumplen todas las necesidades básicas, familiares, sociales y materiales, las personas alcanzan su último estadio del desarrollo humano: la autorrealización”. 

Definiendo la autorrealización como un estado espiritual, en el que el individuo no importando sus creencias o lugar al que perteneciera, emanaba creatividad, era juguetón, feliz, tolerante, tenía un propósito y una misión de ayudar a los demás a alcanzar ese estado de sabiduría y plenitud. Todas estas cualidades son las que se han de lograr en un entorno donde exista la compasión y el amor.           ¡Maslow ya estaba describiendo lo que ahora denominamos Inteligencia Espiritual! 

Estrategias de práctica para desarrollar la inteligencia espiritual: 

 

Es indispensable sanear la autoestima, interiorizar en nuestros sentimientos y emociones, lograr una buena autovaloración, contemplar la naturaleza, meditar, orar, silenciarse, no juzgar, reflexionar y actuar, practicar el desapego, la queja y el sufrimiento inutil, practicar la generosidad bien encausada, agradecer  y  bendecir.

                                                    “No somos seres humanos que tienen una experiencia espiritual; somos seres espirituales que tienen una experiencia humana”.         

 

Teilhard de Chardin.


Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha