Guadalajara, Jal. Mx., // //
La Inteligencia Emocional y el entusiasmo.
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
La Inteligencia Emocional y el entusiasmo.

Recapitulando conforme a lo que dice Daniel Goleman  “La Inteligencia Emocional describe cómo una persona maneja sus emociones y las de los demás, así como las habilidades emocionales relacionadas con uno mismo y las que tienen que ver con las relaciones y la perspectiva de los otros, siendo clave en la consecución del éxito y la felicidad.”

Algunos de nuestros rasgos de personalidad se convierten en habilidades vitales que nos permiten llevar una vida equilibrada y nos exigen permanecer en contacto con nuestras propias emociones, por eso es tan importante el autoconocimiento y la diferenciación de lo que son nuestros sentimientos y emociones, rasgos, y cualidades para identificar las que nos son cómodas e incomodas y armonizarlas y lograr un equilibrio.

Entre las habilidades está el  entusiasmo.

Habilidades como el entusiasmo, el optimismo, la tenacidad, el gusto por lo que se hace, acompañados por el autocontrol, representan estímulos  para el éxito. Un ejemplo de la correlación entre ciertas habilidades emocionales y el desempeño futuro de una persona es el siguiente: “Delante de un grupo de niños de  4 años de edad se colocó una golosina que podían comer, pero se les explicó que si esperaban veinte minutos para hacerlo, entonces conseguirían dos golosinas. Doce años después se demostró que aquellos pequeños que habían tenido el autocontrol emocional necesario para refrenar la tentación a cambio de un beneficio mayor, eran más competentes socialmente, más emprendedores y más capaces de afrontar las situaciones de la vida. 

En cuanto al entusiasmo y la habilidad para pensar de forma positiva, R. Snyder, psicólogo de la Universidad de Kansas descubrió que las expectativas y la esperanza es algo más que la visión ingenua de que todo irá bien, se trata de la creencia de que uno tiene la voluntad y dispone de la forma de llevar a cabo sus objetivos.  Con el optimismo sucede algo parecido, es una actitud que impide caer en la apatía, la desesperación o la depresión frente a las adversidades.

En síntesis orientar las emociones hacia un fin más productivo, constituye una aptitud maestra.Ya sea que se trate de controlar los impulsos, de retrasar la gratificación o el placer,  de regular los estados de ánimo, para facilitar el pensamiento y la reflexión, de motivarse a uno mismo para perseverar y hacer frente a los contratiempos, de asumir una actitud optimista frente al futuro, todo ello parece demostrar el gran poder de las emociones como guías que determinan la eficacia de nuestros esfuerzos.

Por la sana locura, razón de ser y hacer.


Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha