Guadalajara, Jal. Mx., // //
Inteligencia Emocional
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
Inteligencia Emocional

Hasta ahora  he comentado acerca de las inteligencias múltiples cuyo autor es Howard Gardner, toca el turno a la inteligencia emocional, concepto creado por Daniel Goleman psicólogo estadounidense  que desde hace un poco más de dos décadas la ha dado a conocer mundialmente,  y manifiesta por qué tener control de las emociones es la clave del éxito personal y profesional.

 

Daniel Goleman ha deseado esclarecer los factores que determinan la diferencia que hay por ejemplo entre un trabajador destacado y otro que se mantiene en un punto medio, o entre un sociópata y un líder social, lo mismo a nivel educativo entre los jóvenes estudiantes.

 

Su tesis es que la diferencia está en las habilidades que se poseen, entre las que destacan el entusiasmo, el autocontrol, la empatía, la perseverancia, la capacidad de automotivación, entre otras más, que en conjunto les ha llamado “inteligencia emocional”

 

Comenta en su libro, que algunas de estas habilidades son genéticas y otras se moldean en los primeros años de vida, también han demostrado mediante investigación científica que son susceptibles de aprenderse y de perfeccionarse a lo largo de la vida, utilizando los métodos adecuados.

 

Los estudios realizados han demostrado el comparativo de satisfacción frente a ciertos indicadores como la felicidad, el prestigio o el éxito laboral con respecto a los promedios que arroja el coeficiente intelectual y como éste apenas sí representa un 20% de los factores determinantes del éxito. El 80% restante depende de otro tipo de variables, como la clase social, la suerte y en gran medida la inteligencia emocional. 

 

Ciertamente toda persona posee los dos tipos de inteligencia, cognitiva y emocional, pero es evidente que la inteligencia emocional aporta la clase de cualidades que se requieren para auto motivarse, controlar los impulsos, regular los estados de ánimo, controlar la angustia, diferir lo gratificante, empatizar con los demás, entre otras muchas habilidades necesarias para gobernar adecuadamente los sentimientos, saberlos interpretar  y relacionarse efectivamente con los demás.

 

Partiendo de esto, Peter Salovey ha organizado las inteligencias en 5 competencias necesarias en cualquier ámbito laboral: El conocimiento de las propias emociones, la capacidad de controlarlas, la capacidad de motivarse a sí mismo, el reconocimiento de las emociones ajenas y el control de la relación interpersonal. 

 

Una directora de una empresa señala: “Los CEO son contratados por su capacidad intelectual y su experiencia comercial, y despedidos por su falta de inteligencia emocional”.  Habilidades vitales que permiten llevar una vida equilibrada.

 

 Por la sana locura, razón de ser y hacer.